cultura-taurina

Banner  Recomendaciones1667x417

Descubre la Magia de la Tauromaquia

 

Protagonistas de la fiesta

Toreros

La figura del torero surgió en la época en la que el plebeyísimo sustituyó a la aristocracia y pasó de la calidad caballeresca a las hazañas de los hombres del campo celebradas por los pueblos.

Las tres figuras mayores de esa época (siglo XVIII) y su procedencia o destino laboral fueron: Pedro Romero, carpintero; Joaquín Rodríguez Costillares, operario de matadero y José Delgado (Pepe-Hillo), aprendiz de zapatero.

En la actualidad, el torero (o matador) es el mayor protagonista de la fiesta brava, un hombre vestido de luces dispuesto a desafiar la bravura del toro de lidia y su propósito es emocionar al pueblo que desea verle ejecutando las mejores suertes.

Son toreros (matadores) aquellos que lidian y dan muerte a toros con 4 años, ya que quienes actúan en espectáculos en los que se lidian animales con menos de 4 años se consideran novilleros (rango y escalafón inferior).

Para ser considerado torero (matador) se deberá tomar la alternativa, que consiste en una ceremonia en la que el matador más antiguo cede la lidia y muerte de un toro de 4 años, que será siempre y en todo caso el primer toro de la corrida, testificado por otro matador que debe ser de dicha ceremonia. Cuando este primer toro es lidiado y muerto por el entonces novillero, se convierte en matador de toros.

toreros

Rejoneador

Los rejoneadores descendieron de los caballeros de la aristocracia española que desde el siglo XI alanceaban toros desde un caballo hasta dominarlo.

El más célebre de todos fue El Cid Campeador, de quien se relatan hazañas dentro de las cuales se nombran episodios con toros bravos.

Vestidos de traje corto y sombrero de ala ancha por lo general, practican su tauromaquia realizando los tres tercios de la lidia sentados en su caballo. Cuentan con una cuadra de caballos especializados, cada uno de ellos para la realización de diferentes suertes durante la lidia que consta, como el tercio de a pie, de tres tercios.

En el primer tercio el rejoneador utiliza los rejones de castigo, en el segundo tercio las banderillas como parte esencial de la lidia y en el tercer y último tercio, ejecuta la suerte.

Subalternos

Aunque los toreros son los protagonistas de la corrida de toros, cada uno de ellos lidia sus toros en colaboración de su cuadrilla. Son cinco los toreros subalternos que conforman el equipo de cada matador: tres banderilleros y dos picadores.

Ellos tienen unos segundos de protagonismo, pero su función siempre está enfocada al éxito de su jefe, el matador.

Picador 

El picador también es torero, pero pertenece al grupo de los subalternos. Entra al ruedo sentado a caballo cuyo animal va protegido con un peto.

Su labor durante la lidia será la de picar al toro, para mermar su ímpetu y amoldar su embestida para la posterior labor del matador con la muleta.

Buena parte de esta labor de la lidia sirve para medir la bravura del toro y aunque parezca poco riesgosa, en la labor del picador es frecuente que el toro lo derribe con su montura.

Es el único miembro de la cuadrilla de subalternos que puede vestir de oro igual que el torero o matador por su condición caballeresca.

 

monosabios

Banderillero

Torero también, pero del rubro de los subalternos y visten de plata o hilos negros en sus trajes de luces.

Juegan, en teoría, un papel secundario durante la corrida, pero durante el segundo tercio de la lidia tienen su momento más relevante, ya que son los encargados de banderillear al toro de su matador. Cada matador cuenta con 3 banderilleros (2 de los cuales se conocen como lidiadores o peones de brega) y 2 picadores.

El banderillero es el hombre de confianza del matador durante la lidia de los toros y se encarga de socorrerlo en momentos de riesgo y de acompañarlo en su vuelta al ruedo cuando recibe los premios de la corrida.

Monosabios

El nombre de monosabio, según las enciclopedias taurinas. Viene de un espectáculo circense muy famoso en Madrid hacia 1847, el cual era una cuadrilla de monos amaestrados que realizaban una serie de habilidades con el nombre artístico de “mono-sabios”. Los monos lucían una vestimenta muy parecida a la de los auxiliadores de los caballos en las corridas y el público los bautizó de esa manera.

A estos monosabios se les autoriza pisar el ruedo sin tener traje de luces y cumple funciones importantes durante la lidia: son auxiliadores de los picadores durante el primer tercio, cambian la vara del picador y arrean los caballos en el ruedo hasta llevarlos al patio de caballos.

En algunos sitios se les conoce como monosabios a los encargados de pasar los capotes a los subalternos, así como las banderillas.

 

 

Areneros

Cuando un torero da la vuelta al ruedo tras una triunfal faena, el público suele homenajearlo lanzándole rosas, claveles, botas y sombreros que la mayoría quedan en el ruedo y no en la mano del matador. Detrás del paseo triunfal, los areneros recogen cada flor que quedó en el ruedo, cada abanico, cada gorra, hasta dejarlo limpio.

Desde un par de horas antes de comenzar la corrida ya están en el ruedo, regándolo de agua y luego “cepillándolo”, trazan las circunferencias que delimitan los tercios del ruedo, y las demarcan con cal. El ruedo debe estar perfecto para la hora del paseíllo, y así mismo debe quedar antes de que salga cada toro. Todo lo hacen en cuestión de minutos.

Mulilleros

Su trabajo comienza cuando termina la lidia de cada toro y son los encargados de conducir el llamado tiro de arrastre, compuesto por tres o cuatro mulillas, que sirven para arrastrar el toro fuera del ruedo. Un trabajo que parece sencillo, pero tiene sus dificultades. Aquel dicho de “más terco que una mula” se suele ver en las plazas de toros, pues cuando las mulillas se resisten a cumplir con su deber, los mulilleros tienen que sudar más de la cuenta para convencerlas.

 

presidencia

Presidencia

En México se le conoce como juez de plaza y en Colombia presidente, como también se denomina en España. Es la máxima autoridad de las corridas de toros. Los toreros y los subalternos lo saludan tras el paseíllo, cada torero les ofrece la lidia de sus primeros toros.

El presidente es el que ordena cuándo se debe cambiar el tercio, cuándo debe sonar el pasodoble, ordenan la devolución de un toro al corral o cuándo se le debe castigar con banderillas negras. También es el encargado de avisarle al torero cuando se está pasando de faena.

Pero su principal decisión es la de premiar al torero, obedeciendo a la petición que haga el público con sus pañuelos. El presidente está rodeado por dos asesores, uno artístico y el otro veterinario. Muchas veces sus decisiones son tan impopulares, que como los árbitros en los partidos de fútbol, suelen llevarse sonoras broncas.

Alguacilillos

Los primeros en salir al ruedo en una corrida de toros son los alguacilillos. Vestidos de negro, con un traje a la usanza de los alguaciles del siglo XVIII en España. Cruzan el ruedo desde la puerta de caballos hasta los bajos del palco presidencial, saludan a la máxima autoridad y luego recorren el semicírculo hasta la puerta de cuadrillas, cada uno en sentido contrario, donde vuelven a emparejarse. Allí encabezan el desfile de toreros actuantes, y así encabezan el paseíllo. Este recorrido de los alguacilillos se mantiene, aunque no tenga la utilidad de siglos atrás, cuando lo hacían para despejar el ruedo de personas y proceder al inicio de la corrida.

El alguacilillo es la voz del presidente en el callejón, el encargado de transmitir y ejecutar las órdenes del palco. Además de eso, deben recoger (simbólicamente) la llave de los toriles y entregar los premios a los toreros (orejas/rabo).

 

alguacilillos

Historia

Inicios de la fiesta

LA ESTRELLA - NACEN LOS MATADORES
Fue en 1890 cuando llegaron los primeros matadores profesionales con sus cuadrillas a nuestro país. Pese a que el espectáculo no era de la mejor calidad y los toros lidiados eran criollos, se empezó a consolidar la afición en las principales ciudades donde se construyeron plazas de toros.

El primer matador con cierta fama del que se tienen noticias es Francisco Romero. Hay quienes afirman que inventó “la hora de matar”, que es recibir a los toros cara-cara, con ayuda del estoque y la muleta.

Leyendas del toreo

El torero español Joaquín Rodríguez “Costillares” es considerado el padre del espectáculo taurino moderno, como innovador y organizador de la lidia. Creador de la base de la faena de capote al perfeccionar el lance de Verónica. Organizó las cuadrillas de toreros, disciplinando su actuación y sometiéndolas a las órdenes del matador quien se convertía de esta manera en el director de la lidia.

Estableció los tercios de la lidia, de varas, de banderillas y de muerte. Modificó el traje de torear estableciendo la chaquetilla bordada con galones de oro para los maestros y de plata para los subalternos, el calzón de seda y la faja de colores. Además inventó la estocada a volapié, humillando al toro con la muleta y yendo hacia el mismo con el estoque hacia el hoyo de las agujas.

Clases de espectáculos taurinos

Corridas de Toros

corrida-toros

Son los espectáculos en los que por matadores de toros profesionales, se lidian toros entre cuatro y siete años con los requisitos exigidos por la Ley Taurina, en plazas de toros de primera, segunda y tercera categoría.

Novilladas

novillada
Con picadores: matadores de novillos (novilleros) profesionales lidian novillos de edades de tres a cuatro años en la misma forma exigida en las corridas de toros.
Sin picadores: son los festejos en los que, aspirantes o novilleros, lidian reses entre dos y tres años de edad sin la suerte de varas.

Rejoneo

REJONEO
Es el espectáculo en el que por un rejoneador (torero a caballo) se da lidia de toros o novillos, conforme a la Ley Taurina.

Festivales

festivales
Festejos en los que se lidian reses (toros, novillos o erales) despuntadas, utilizando los llamados trajes cortos por parte de matadores de toros, rejoneadores y/o novilleros.

Becerrada

becerrada
Festejos en los que, por profesionales del toreo o simples aficionados, se lidian machos o vaquillas de edad inferior a dos años bajo la responsabilidad, en todo caso, de un matador de toros profesional o de un banderillero como director de lidia.

Capeas

capea

Esta fue la forma más primitiva del espectáculo taurino. Se lidiaban becerros o novillos por aficionados de forma caótica, en contraposición al espectáculo ordenado y reglamentado de la actualidad.

Orden de la Lidia

Primer Tercio: Suerte de Varas

1-tercio de varasSe realiza a caballo y sirve para medir la bravura del animal, así como para dosificar sus fuerzas para el resto de la lidia. El picador se sirve de la puya para hacer sangrar al toro y comprobar su reacción ante el castigo. También le resta acometividad a su embestida.

Segundo Tercio: Banderillas

Así como el primer tercio tiene como finalidad el castigo con objeto de evaluar la bravura del toro, este segundo tercio tiende a reanimarle o alegrarle (alegradores son llamadas también las banderillas) sin restarle fuerzas. El cometido de banderillear está destinado a los subalternos (a los que también se denomina banderilleros), aunque en ocasiones es el propio matador el que realiza la suerte.

Suerte Suprema

3-tercio de muerteEl último tercio de la lidia comprende la preparación del toro para la muerte con la muleta, y su muerte a estoque. Es el más trascendental de la lidia y aquel en el que el torero da la muestra más cumplida de su habilidad y su arte.

Indumentaria

Traje de luces

Es el traje que visten los toreros para actuar. Está confeccionado en seda y bordado en lentejuelas de color oro o plata. Su nombre responde a los reflejos que producen las lentejuelas que lo cubren.

Se trata de una vestimenta tradicional que procede del traje de los majos de finales del siglo XVIII y que acabó convirtiéndose en ropa exclusiva para ejercer el ritual taurino. Posteriormente le fueron añadidos diversos adornos como la montera, los bordados y los alamares.

Actualmente el traje de luces se compone esencialmente de taleguilla, medias, zapatillas, faja, pañoleta, chaquetilla, chaleco, camisa o camisola, tirantes y montera.

Los picadores

picador
Los picadores utilizan un sombrero llamado castoreño porque antiguamente se elaboraban en piel de castor. Por encima del ala y pegado a la copa llevan un adorno negro en forma de piña que se llama cucarda o moña. Se cubren con una chaquetilla o casaquilla bordada en oro y sin alamares. La calzona es de gamuza, de color hueso y llega por debajo de la rodilla.

Traje Corto

traje campero
Está compuesto de chaquetilla corta de paño, o guayabera de dril o seda de color blanco, pantalón ceñido, con un pañuelo en la cintura; camisa blanca, botos hasta debajo de la rodilla. Es empleado también en festivales taurinos, en este caso, los matadores llevan un sombrero de ala ancha, mientras que los subalternos se cubren la cabeza con una gorrilla.

Rituales

El paseíllo

paseillo

A la hora anunciada de inicio de la corrida el Presidente del festejo dará la orden de iniciar el paseíllo. Este es el recorrido que deben realizar todos los actuantes del festejo, desde el patio de cuadrillas hasta el bajo del palco presidencial. Allí saludan a la autoridad. La posición de cada artista durante el paseíllo obedece a su antiguedad en el ejercicio de la profesión, ubicándose adelante los más antiguos. Los debutantes deben hacer el paseíllo con la cabeza descubierta.

La Alternativa

la-alternativa

Es la ceremonia por la cual un novillero toma su doctorado como matador de toros. El torero al que le corresponde la lidia del primer toro entrega al “novillero” la muleta y el estoque para que ejecute la faena. La fecha de la alternativa es la que marca la antigüedad de un diestro como matador de toros.

Brindis

brindis

Dedicación del torero, de una suerte o de toda la faena, a una persona o al público. Cuando es personal se hace de palabra y con la montera en la mano que generalmente, arroja el diestro con garbo y destreza. Cuando está dedicado al público, el torero suele girar sobre sí mismo, en el centro del anillo, montera en mano y arrojarla hacia atrás. Después de una vuelta completa. Está ordenado por el reglamento, que cada diestro brinde su primer toro al presidente.

Los trofeos

trofeo-dos-orejas

Los trofeos son la señal de triunfo que se entrega a los toreros y rejoneadores como premio a su labor. Las faenas se premian de menos a más, con una oreja, dos orejas o dos orejas y rabo, en caso de excelencia del torero en la lidia.